Por qué una Pedicura es un Buen Medicamento para Enfermeras con Dolor de pies

El dolor de pies es un problema en cualquier trabajo que requiera que estés de pie, y solo empeora a medida que sigues caminando. La mejor medicina es aliviar la presión sobre los pies y mantenerlos relajados y cómodos. Se llama pedicura.

A menudo damos por sentado nuestros pies, hasta que comienzan a doler. Al igual que con muchas personas que tienen trabajos que requieren que estén de pie mucho, las enfermeras experimentan una variedad de problemas crónicos en los pies que pueden avanzar rápidamente hasta donde interfieren con el trabajo.

Una de las principales quejas de las enfermeras (particularmente las enfermeras de atención hospitalaria y a largo plazo) es el dolor en los pies debido a una variedad de dolencias comunes. Algunos, como las ampollas, los callos y los callos, son fáciles de tratar (pero siguen reapareciendo), mientras que otros problemas, como los juanetes y los espolones del talón, seguirán empeorando y, con el tiempo, incluso pueden requerir intervenciones médicas.

Afortunadamente, hay una serie de cosas que puede hacer para proteger sus pies de las demandas diarias de su trabajo:

  1. Usa buenos zapatos. Un consejo sencillo, pero puedes llevarlo un paso más allá llevando al menos 2 pares de zapatos buenos y cómodos contigo. Asegúrese de que ofrezcan un buen soporte para el arco y no pellizquen en ningún lugar.
  2. Cambie sus zapatos con frecuencia. Rote los zapatos que usa para trabajar con otro que use en el piso del hospital. Cambie cada vez que le empiecen a doler los pies o sienta que se le forma una ampolla. Para evitar el estrés de cualquier par y proporcionar un poco de alivio, cambie los 2 pares diariamente. Use zapatos diferentes, pero cómodos y de apoyo, en sus días libres.
  3. Mantenga su peso. Cada libra extra es llevada por sus pies. Multiplique eso por los minutos de su turno y es posible que tenga una motivación adicional para dejar caer algunos, si sus pies lo están molestando.
  4. Empapa los pies para aliviar la tensión muscular. Aplícalos regularmente con piedra pómez para callos y loción para suavizar la piel. Mantenga las uñas bien recortadas.
  5. Obtener pedicura regular. Opte por un spa de uñas donde obtendrá un tratamiento completo, en lugar de solo un ajuste de uñas y un cambio de esmalte. Muchos spas de uñas ofrecen múltiples tipos de masajes para pies, tobillos y pantorrillas, además de tratamientos de maíz y callosidades, y notará que todo su cuerpo se relaja cuando se masajean sus pies. Luego, si te conviene, elige un buen esmalte para sentirte especialmente mimado.

Para más consejos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.