PBJ-1J NORTEAMERICANO (B-25J) MITCHELL | Flying Leatherneck Historical Foundation – Museo de Aviación

Al final de la guerra, casi 10.000 Mitchell de B-25 se habían construido utilizando dos líneas de producción diferentes, una en Kansas y otra en California. Todas las ramas del ejército de los Estados Unidos, así como las fuerzas aéreas de la mayoría de los aliados, volaron el B-25 durante la Segunda Guerra Mundial. Se construyeron numerosas variantes y el fuselaje se podía adaptar a casi cualquier misión requerida por el ejército.

Para cumplir con el requisito de un avión con mayor alcance y potencia de impacto que el avión monomotor que estaban utilizando actualmente, 706 de los bombarderos Mitchell bimotores fueron adquiridos por la Marina para el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos y designados PBJ. Los Marines entrenaron a un total de 16 escuadrones de bombardeo (VMBs), todos en MCAS Cherry Point, Carolina del Norte. Sin embargo, solo siete escuadrones de marines eventualmente operarían el PBJ en combate. Estos fueron VMB-413, VMB-423, VMB 433, VMB-443, VMB-611, VMB-612, y VMB-613. El primer escuadrón en llevarlos al combate fue el VMB-413, atacando Rabaul en marzo de 1944, mientras que el VMB-612 fue pionero en el uso de ataques nocturnos con cohetes dirigidos por radar en el transporte marítimo de Saipán.

26 PBJ se perdieron en combate y 19 se perdieron en accidentes operativos mientras se encontraban en una zona de combate.

Una de las modificaciones de campo más exitosas realizadas en los B 25 fueron las conversiones a strafers fuertemente armados.

El concepto básico para el strafer parece haberse originado con unidades B-25 con sede en Australia. Los ataques de bombardeo a media altitud contra barcos japoneses no habían tenido tanto éxito, ya que la mayoría de las bombas tendían a fallar sus objetivos. Esto se debió en parte al hecho de que los bombardeos a media y alta altitud estaban sujetos a errores inherentes en la precisión debido a vientos inciertos y dificultades en el avistamiento, pero también al hecho de que los barcos a menudo podían ver las bombas que se dirigían y tenían tiempo suficiente para salirse de su camino. El General Kenney (Jefe de las Fuerzas Aéreas del Ejército del Pacífico Sudoccidental) consideró que el desarrollo de técnicas de bombardeo con salto daría una mejor oportunidad de éxito. En skip bombing, el piloto se acerca a la nave objetivo a una velocidad de 200 millas por hora y a una altitud no superior a 250 pies del agua. Al lanzar la bomba a esa altura o más baja, se saltó del agua y se estrelló contra el barco justo por encima de la línea de flotación, lo que dio una probabilidad mucho mayor de un impacto que el bombardeo convencional desde
altitudes medias. Sin embargo, esta técnica requería un enfoque directo de bajo nivel contra el intenso fuego antiaéreo de barcos fuertemente armados. Se consideró que se necesitaba una gran potencia de fuego dirigida hacia adelante a bordo del avión atacante para contrarrestar este fuego defensivo.

El PBJ-1J del Museo es originalmente un B-25J-30-NC Mitchell de la USAAF, número de serie del avión 44-86727. Fue aceptado por la Fuerza Aérea del Ejército (AAF) en la planta de Aviación de América del Norte en Kansas City en junio de 1945 y enviado a la Escuela de Vuelo Avanzada del Comando de Entrenamiento de la AAF en la Base Mather de la Fuerza Aérea del Ejército en Sacramento, California. Al final de la Segunda Guerra Mundial fue almacenado en el Campo Aéreo del Ejército de Independencia, Kansas. Luego se trasladó en 1947 a Pyote AAF, Texas, para ser cubierto para almacenamiento de reserva volable. El 18 de noviembre de 1951 fue transferido al Comando de Material Aéreo de Brookley AFB en Mobile, Alabama, en preparación para su transferencia a la Real Fuerza Aérea Canadiense. Luego voló al norte a Saskatchewan y al escuadrón 406 en RCAF Saskatoon. Luego sirvió con la Escuela de Vuelo Avanzada No. 1 también en la Estación de Saskatoon de la RCAF, seguida por la Escuela de Observadores Aéreos No. 2 en la Estación de Winnipeg de la RCAF antes de ser colocada en la reserva inactiva en el Lincoln Park de la RCAF, Alberta. En mayo de 1962, fue vendido a Woods Body Shop de Lewistown, Montana, y luego pasó los siguientes 16 años con varios propietarios en los Estados Unidos y realizó varios trabajos, incluidos trabajos de transporte aéreo e investigación meteorológica. En 1978 se convirtió en propiedad del Museo del Cuerpo de Marines en Quantico, Virginia. En 1987 fue prestado al Museo de Aviación Flying Leatherneck.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.