Paul Müller: Veneno para el DDT Para el Mundo | swissnex Nueva York

En 1939, Paul Müller, químico de Basilea, hace un descubrimiento innovador: el DDT pronto es aclamado como un químico maravilloso para un uso generalizado en la agricultura y el control de enfermedades. Hoy en día, se ha convertido en un símbolo de la contaminación ambiental que desencadenó inadvertidamente nuevas formas ecológicas de acercarse al medio ambiente.

Estrasburgo, 1874. Othmar Zeidler describe un compuesto químico que, debido a su estructura simple, recibe el nombre no tan simple de diclorodifeniltricloroetano.

Avance rápido 60 años: Un equipo de investigación de Geigy en Basilea está tratando de producir sintéticamente un pesticida. Uno de los miembros del equipo, el químico Paul Müller, está experimentando con sustancias basadas en un veneno para polillas líder en el mercado.

Dosis pequeñas, gran efecto

Cuatro años y 350 sustancias después: En septiembre de 1939, Müller introduce la fórmula del diclorodifeniltricloroetano en su calendario de investigación. Al probarlo en moscas azules, se da cuenta de que hace efecto en pequeñas dosis y durante un período prolongado de tiempo.

1942: El DDT está patentado y se lanza al mercado en dos plaguicidas comerciales. En los próximos años, el DDT se convertirá en uno de los plaguicidas agrícolas más utilizados. También se utiliza para proteger a los seres humanos de enfermedades transmitidas por insectos como el tifus y la malaria.

1945: Las quejas de que la sustancia ya no es eficaz proceden de Suiza y Suecia. Informes similares surgen en los EE.UU. unos años más tarde. Queda claro que los insectos han desarrollado una resistencia contra el DDT.

Estocolmo, 1948: Paul Müller es galardonado con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina “por su descubrimiento de la alta eficiencia del DDT como veneno de contacto contra varios artrópodos”.

effects y efectos secundarios aún mayores

1962: La bióloga estadounidense Rachel Carson publica su innovador libro Primavera silenciosa. Utilizando el ejemplo del DDT, expone las consecuencias desastrosas del uso excesivo de plaguicidas en la naturaleza y la salud humana. El DDT tarda mucho tiempo en descomponerse, por lo que permanece en la cadena nutricional, lo que lleva a depósitos a largo plazo en el tejido de aves y mamíferos. Por ejemplo, una disminución grave de las poblaciones de aves rapaces se remonta al adelgazamiento de las cáscaras de huevo debido al DDT.

Mayo de 2001: Al comienzo del nuevo milenio, 122 países firman el Convenio de Estocolmo que prohíbe el uso agrícola del DDT en todo el mundo. En la actualidad, todavía se permite el DDT en pequeñas cantidades para el control de enfermedades, principalmente el control de la malaria, siendo la India y Etiopía los mayores usuarios. Su uso sigue siendo controvertido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.