Pablo V, Papa

Pontificado: 16 de mayo de 1605 a enero. 23, 1621; n. Camillo Borghese, Roma, Italia, Sept. 17, 1552. La familia de Camillo era de Siena y trazó una relación distante con Santa Catalina de Siena. Su carrera eclesiástica comenzó con estudios de jurisprudencia en Padua y Perugia. Fue nombrado enviado extraordinario a Felipe II de España en 1593 y creado cardenal en 1596 y vicario de Roma en 1603. En el cónclave de 1605, aunque el cardenal más joven, se convirtió en una opción de compromiso. Su estima por la ley lo convirtió en un adversario inquebrantable en la controversia, pero no le impidió la indulgencia del nepotismo. A su sobrino, Scipione Cafarrelli Borghese, le dio el cardenalato (1605), un gran número de beneficios y la Secretaría de Estado.

Como papa, Pablo se interesó mucho por la ciudad de Roma. Su nombre se perpetúa allí a través de la capilla en la Basílica de Santa María La Mayor, donde su cuerpo fue enterrado

después de un entierro temporal en St. Pedro, y a través de la Villa Borghese construida fuera de las antiguas murallas por su sobrino, el cardenal Scipione Cafarelli Borghese. Sus planes para la renovación de Roma resultaron en el alargamiento de la nave de San Pedro, la construcción de la fachada (diseñada por Maderno), adiciones al Palacio del Vaticano, la restauración de dos acueductos y la construcción de muchas fuentes, incluidas las del Ponte Sisto, el Castel Sant’Angelo y la Plaza de San Pedro. Estableció un almacén de cereales para los pobres (1606) y para ayudar a los agricultores de los Estados pontificios, estableció una agencia de crédito el 19 de octubre de 1611.

Pablo, durante su pontificado, se enfrentó a tres graves problemas religiosos internacionales. En primer lugar, un resurgimiento de la hostilidad religiosa entre católicos y protestantes en Alemania llevó, en 1618, al inicio de la guerra de los treinta años. Ayudó a subvencionar la Liga Católica. Entonces Jacobo I de Inglaterra exigió a sus súbditos un nuevo juramento que denunciaba la pretensión papal de deponer a un gobernante. Pablo condenó este juramento el 22 de septiembre de 1606, y de nuevo al año siguiente. Finalmente, cuando la República de Venecia culminó una política de creciente usurpación de los derechos de la Iglesia sometiendo a juicio a un obispo y a un abad en los tribunales seculares, el cardenal Alessandro Ludovisi, el futuro Gregorio Xv, fue enviado a Venecia para negociar un acuerdo. Se impuso un interdicto a la ciudad y se infligió la excomunión al Dux y a sus senadores desde el 17 de abril de 1606 hasta el 21 de abril de 1607. Los Teatinos, Capuchinos y jesuitas fueron expulsados, pero el resto del clero hizo caso omiso de las sanciones papales y apoyó al gobierno. El cisma terminó con la mediación de Enrique IV de Francia.

Durante el pontificado de Pablo V, el sistema Copernicano fue propuesto de nuevo por Galileo galilei de Pisa. Principalmente debido a la manera precipitada en que el científico cuestionaba la exégesis bíblica, las teorías heliocéntricas recibieron un juicio negativo por parte de la Congregación del Índice, el 5 de marzo de 1616.

Entre los logros del reinado de Pablo se encuentran la publicación del Rituale Romanum el 20 de junio de 1614; el permiso para el uso del chino literario en la liturgia de las misiones chinas (más tarde suspendido después de la creación de la Sagrada Congregación de Propaganda Fide); y la prohibición del 5 de septiembre de 1607, tras una discusión adicional de temas en disputa relacionados con la gracia. Siguió con interés el crecimiento de la Iglesia en América Latina, en particular las reducciones jesuitas de Paraguay. Donó muchos volúmenes a la Biblioteca Vaticana y, siendo un erudito, dirigió a las órdenes religiosas a enseñar a sus miembros latín, Griego, Hebreo y árabe en las universidades. También proporcionó un archivo para preservar los documentos de la Santa Sede. Pablo promovió el culto de los santos, canonizando a Carlos Borromeo y a Francisco de Roma en una doble ceremonia el 1 de noviembre de 1610. Beatificó a Ignacio de Loyola y a Francisco Javier en compañía del genial Felipe Neri y de la mística Teresa de Ávila. El 24 de febrero de 1612, aprobó la Congregación del Oratorio fundada por Philip Neri, y el 10 de mayo de 1613, el Oratorio francés similar de Pierre de Berulle. Con su aliento, la Congregación Benedictina de San Mauro se formó en 1618, y el primer convento de Visitación fue organizado por San Francisco de Sales y Santa Jane Frances de Chantal. Pablo también encargó a San vicente de Paúl en 1610 que representara al Papa en la corte del rey Enrique IV de Francia.

Bibliografía: p. paschini y v. monachino, I Papi nella storia, 2 v. (Roma 1961) 2: 682-687. l. pastor, La historia de los Papas desde el final de la Edad Media, (Londres–St. Louis 1938-61) v. 25 y 26. l. marschal, Dictionnaire de théologie catholique, ed. a. vacant et al., 15 v. (París 1903-50; Tables générales 1951–) 12.1: 23-27, bibliografía completa. f. x. seppelt, Geschichte der Päpste von den Anfängen bis zur Mitte des 20 Jh., (Leipzig 1931-41) 5:248-268. i. begazzi, Memoriale di Pierto di Vincenzo Strozzi (Florencia, 1986). r. wolfgang, Papstfinanz und Nepotismus unter Paul V (Stuttgart, 1974). p. sarpi, Considerazioni sopra le censure di Paolo V (Turín, 1977). r. feldhay, Galileo and the Church (Nueva York, 1995). s. f. ostrow, Art and Spirituality in Counter-Reformation Rome (Nueva York, 1996).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.