Navegación de entradas

¿Alguna vez ha trabajado con una enfermera que podía detectar problemas antes de que sucedieran? Recuerdo a un colega que me dijo “No me gusta el aspecto de ese paciente”, lo que me sorprendió porque los análisis de sangre y los signos vitales del paciente eran normales. Sin embargo, en un corto período de tiempo el paciente entró en paro cardíaco. Es una habilidad impresionante, una que solo he podido atribuir al personal de enfermería superior. No se explica fácilmente, pero el impacto no se puede ignorar. Parece casi mágico y a veces se llama intuición de enfermería. ¿Estas evaluaciones intuitivas constituyen, o surgen de, evidencia? Supongo que depende de su definición de evidencia.

Tendemos a pensar en la evidencia como los resultados de estudios de investigación o guías clínicas. Sin embargo, se justifica una comprensión más amplia y rica de la evidencia y de la práctica de enfermería basada en la evidencia. La práctica basada en la evidencia es un enfoque de la atención clínica que incorpora la mejor evidencia actual de estudios de investigación metódicamente sólidos, la experiencia profesional del médico y los valores y preferencias del paciente. En otras palabras, la experiencia del médico clínico es un elemento importante en la receta de la enfermería basada en la evidencia.

Patricia Benner describió cuidadosamente el impacto de la experiencia en la práctica de enfermería. Las enfermeras novatas difieren de las enfermeras expertas en la forma en que interpretan situaciones clínicas complejas. “Esta diferencia puede atribuirse a los conocimientos técnicos que se adquieren a través de la experiencia. La enfermera experta percibe la situación como un todo, usa situaciones concretas pasadas como paradigmas y se mueve a la región precisa del problema sin considerar un gran número de opciones irrelevantes (p. 3)” En otras palabras, no fue magia u otro tipo de sentido místico lo que llevó a mi colega a predecir el paro cardíaco antes de que ocurriera. Fue la culminación de años de experiencia envueltos en una sola mirada.

no podemos tirar los artículos de investigación. Tenemos que seguir asegurando que nuestras acciones de enfermería conduzcan a los mejores resultados posibles para la salud de los pacientes. Sin embargo, tampoco podemos negar que la experiencia es evidencia. Necesitamos presionar por entornos que promuevan enfermeras expertas. Las enfermeras necesitan trabajar extensamente en el área de práctica clínica elegida sin temor a despidos o reasignaciones. Las enfermeras novatas y principiantes necesitan ser tuteladas por enfermeras expertas. Finalmente, la investigación debe continuar enfocándose no solo en las intervenciones de enfermería más efectivas, sino también en las situaciones que propician el desarrollo de enfermeras expertas.

Redefinamos y legitimamos la “intuición de enfermería” a lo que merece ser llamada the las evaluaciones de enfermeras expertas basadas en años de experiencia. En otras palabras, una forma de “evidencia de enfermería’.

Roberta Heale

Fineout-Overholt, E., Melnyk, B. M., & Shultz, A. (2005). Transforming health care from the inside out: Advancing evidence-based practice in the 21st century (en inglés). Revista de Enfermería Profesional, 21 (6), 335-44.

Benner, P. (1984). De Novato a Experto. Excelencia y Poder en la Práctica Clínica de Enfermería. California: Addison-Wesley Publishing Company.

(Visitado 2.404 veces, 5 visitas hoy)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.